La fiebre del iPhone desatada

Algunos se habían llevado la lona de playa, otros habían instalado carpas y había hasta los que arrastraban el colchón de casa. Lo que les hizo dormir en la calle durante días e incluso aguantar las tormentas de verano que tronaron en Nueva York y San Francisco no era la última entrega de Harry Potter ni una nuevo capítulo de La Guerra de las Galaxias, sino ser el primero en llevarse a casa un i-Phone, el último invento de Apple que se ha convertido en ícono del pop antes incluso de salir a la calle.

iphone_calles.jpg

Durante días hicieron cola en la calle y a medida que se acercaba la hora algunos pusieron en venta sus primeros puestos por hasta 5.000 dólares. Por 250 dólares un joven en la Quinta Avenida cambió posiciones y logró avanzar diez lugares en la cola.

Así de delirante era la fiebre del i-Phone. Apple no ha querido decir cuántos de estos revolucionarios teléfonos que fusionan los iPods más modernos con los PDA y los teléfonos móviles en apenas 2.5 centímetros de grosor tiene esperando en los almacenes. Algunas fuentes hablan de tres millones, pero nada está confirmado. Se sabe, eso sí, que esperan vender 10 millones para final del año que viene.

Lo único seguro es que a las cinco de la tarde AT&T, el socio telefónico de Apple en esta empresa, y las principales tiendas de Mac cerrarían sus puertas para colocar el codiciado i-Phone en las estanterías y reabrir una hora más tarde para dar paso a las masas. Las medidas de seguridad para evitar adelantos indeseados han sido tan estrictas que la empresa no ha querido ni que sus propios empleados le pongan la mano encima antes de tiempo.

Apple espera que este nuevo teléfono inteligente con elegante aspecto futurístico y estilo ‘todo en uno’ sea su nueva fuente de ingresos. Para empezar cuenta con la fidelidad de los más de 100 millones de propietarios de iPod, el reproductor de audio MP3 más vendido de la historia, que con el iPhod ya no tendrán que quitarse los auriculares para coger la llamada e incluso tendrán la opción de enviarla al buzón de voz si prefieren seguir disfrutando la experiencia musical.

Los mensajes del buzón se mostrarán en una lista en la pantalla que pueden tener hasta foto y se podrá elegir cuál se desea escuchar sin pasar por todos. La ausencia de teclado deja espacio para que la pantalla abarque todo el aparato y la imagen se adapta a la posición vertical con sólo girarlo.

Y sí, por su puesto, se pueden mandar e-mails seleccionando en la pantalla la aparición de un teclado táctil, al que quienes lo han probado dicen que requiere de cierta práctica y destreza, pero según los expertos tocar es lo natural en el ser humano, no apretar botones. La clave del i-Phone es que todo será muy fácil y natural.

Fuente:Hoytecnologia

Deja un comentario